Porto Velho (RO) sábado, 11 de julho de 2020
×
Gente de Opinião

Hiram Reis e Silva

Francisco Solano López – Parte IV


Francisco Solano López – Parte IV - Gente de Opinião

Bagé, 26.05.2020

 

Francisco Solano López é uma sombra viva. Caudilho sem ter a escola preparatória da coragem e do lance pessoal nas conquistas do mando, continua a exercer, como Nero suicida e Quiroga assassinado, a opressão de uma lembrança sangrenta. Por mais que esse homem haja teimado em provar seu egoísmo, orgulho e loucura, um grupo de intelectuais sul-americanos luta para provar-lhe virtudes políticas e predicados sociais.
(Câmara cascudo)

 

O ato de “reescrever a história” não é um fato novo na biografia da humanidade e muito menos privilégio dos brasileiros. Quantas vezes foi usado para melhorar a autoestima de um povo em relação às suas conquistas e glórias maximizando-as e dando-lhes um colorido mais simpático e atraente. Infelizmente, quando certos “historiadores”, ideologicamente comprometidos enveredam, por tortuosos e maquiavélicos labirintos com o único propósito de distorcer fatos históricos omitindo aquilo que não lhes é conveniente, usando de ardis de toda a ordem para mascarar desvios de conduta e atrocidades, transformar antônimos em sinônimos, totalitarismo em democracia, heróis em vilões e vice-versa; resgatam do “Vale do Flegetonte” figuras tão sombrias e malévolas como as de Francisco Solano López e seus sequazes. López era enaltecido, no próprio Paraguai, apenas por aqueles que se beneficiavam diretamente do terror impetrado por ele e seus asseclas escravizando um povo ignorante e servil submetendo-o a um regime de terror em que a palavra de ordem era se sujeitar inquestionavelmente a qualquer demanda do tresloucado líder e de sua amásia Lynch e filhos.

 

A Divina Comédia

(Dante de Alighieri)

Canto XII

 

O Minotauro está de guarda ao sétimo círculo. Vencida a ira dele, chegam os Poetas ao vale, em cujo primeiro compartimento veem um rio de sangue fervendo, no qual são punidos os que praticaram violências contra a vida ou as coisas do próximo. Uma esquadra de Centauros anda em volta do paul vigiando os condenados, fechando-os se tentam sair do rio de sangue. Alguns desses Centauros pretendem deter os Poetas, porém Virgílio os domina, conseguindo que um deles os escolte e transporte na garupa a Dante. Na passagem o Centauro, que é Nesso, fala a respeito dos danados que sofrem a pena no rio de sangue ‒ Flegetonte.

 

[...] “Até os cílios no sangue os padecentes”

Eu vi. Disse o Centauro: ‒ “São tiranos

Truculentos e em roubo preminentes”.

“Chora-se aqui por feitos desumanos.

Alexandre aqui está, Dionísio antigo

Que gemer fez Sicília tantos anos”.

“De negra coma, aqui sofre o castigo

Azzolino; e o que está, louro, ao seu lado

Obizzio d’Este, ao qual [verdade eu digo]”

“Roubara a vida o pérfido enteado”. ‒

E o Vate, a quem voltei-me, assim dizia:

‒ “O segundo lugar me é reservado”. [...]

 

López não está sozinho neste “círculo maldito”, entre os veteranos encontrou Herodes Antipas, Caio César (Calígula), Nero Cláudius, Átila, Basílio II, Genghis Khan e teve a oportunidade de acolher efusivamente, mais tarde, Vladimir Lenin, Adolf Hitler, Josef Stalin, Francisco Franco, Mao Tsé-Tung, Kim Il-Sung, Pol Pot, Slobodan Milosevic e Kim Jong-Il dentre outros.

 

Vamos reproduzir um excelente artigo, do Diretor do Arquivo Geral da Província de Corrientes, o escritor e historiador argentino Jorge Enrique Deniri, que reproduz um estudo do perfil extremamente psicótico do tirano Francisco Solano López.

 

TTTTTTTTTT

Diario Epoca – Opinião

Corrientes, Argentina – 03.05.2019

TTTTTTTTTT

Francisco Solano López –
Psicopatologia de um Tirano (I)
(Jorge Enrique Deniri)

TTTTTTTTTT

 

En la antigüedad, el concepto de tirano debemos referirlo a la Grecia clásica, con modelos como Pisístrato, que fue el primero en inventar conspiraciones para obtener protección armada que recordamos, o el temible Dionisio de Siracusa, que es uno de los principales espiones que conocemos, sometiendo a la escucha de su famosa oreja a posibles conspiradores y disidentes, y es quizá el primer gran ejemplo de vigilancia política.

 

Las definiciones actuales, si se quiere, consideran poco menos que iguales las figuras del dictador, el déspota y el tirano, pero a este último, le endilgan además el actuar de forma corrupta y cruel. [...]

 

En este caso, además de otras lecturas previas entrevistas como necesarias, sigo una extensa nota sobre la Psicopatología en la Historia, que me facilitara un amigo. Se trata de una publicación del mes de marzo de una revista que se titula “Alma”, y en la portada tiene una imagen de Hipócrates.

 

Los autores son dos profesores consultores de la Universidad de Buenos Aires, y académicos de Número de la Academia Argentina de la Historia ‒ José Raúl Buroni y José Luis Covelli ‒, y Alberto Lucchesi, médico especialista en psiquiatría y psiquíatra forense. El trabajo en sí, tiene como objetivo “El Perfil Psicopatológico del Mariscal Francisco Solano López”. […]

 

La principal fuente que los autores explotan para analizar la personalidad de Solano López, es el doctor William Stewart, un médico escocés que fue el facultativo de cabecera de Carlos Antonio López y de su familia hasta la muerte de López padre.

 

Stewart había llegado al Paraguay hacia 1857 y residió allí hasta que se produjo su propio deceso en 1916. Cuando Francisco Solano López sucedió a Carlos Antonio, lo nombró cirujano mayor del Ejército considerando su experiencia militar, pues había servido en Crimea entre 1854 y 1856. […]

 

Los autores consideran relevante que las observaciones de este médico, provengan de un profesional que estuvo en contacto tan directo, tan íntimo con los López, y a partir de allí intentan delinear un perfil psiquiátrico del después tirano a la luz de los conocimientos actuales.

 

Aseveran que su aspiración es hacerlo lo más imparcialmente posible, tan lejos de la apología como la diatriba, del enfoque épico debido al héroe como la vindicta necesaria obligada al villano, y pretenden acercar­se a la verdad histórica a través de lo que interpretan como hechos objetivos. Según Stewart, Solano López debe ser juzgado “por sus actos y por su evolución mental, en su doble aspecto intelectual y moral”.

 

El escocés, lo considera consciente de su inteligencia y buscando desarrollarla, pero lo estima moralmente defectuoso, con una carencia de sentimientos, una falta absoluta de empatía que lo acompañó hasta su muerte.

 

Desde su infancia, Solano López puso de manifiesto una crueldad innata que al parecer causaba gran dolor a su madre. Gozaba torturando animales domésticos a los que arrojaba al horno encendido. Según un primo suyo, Félix Carrillo, su diversión favorita era construir pequeños cuarteles con palizadas, por cuyas entradas hacía pasar pájaros y animales pequeños a los que mataba cuando no se desplazaban en línea recta, como soldados.

 

Con una personalidad verdaderamente de Átrida ([1]), Solano López derramó abundantemente la sangre de su propia familia. Así hizo ajusticiar a su hermano Benigno el 21 de diciembre de 1868, ordenando que fuera ejecutado a lanza porque “no valía la pena perder un proyectil en ese miserable”. […]

 

El espionaje y las delaciones ya desarrollados y consolidados con Gaspar Rodríguez de Francia y Carlos Antonio López, pero especialmente el delirio conspirativo, llegaron a su clímax con Francisco Solano. […] Es el mismo Stewart el que se encarga de valorizar como fuente sus aseveraciones, afirmando que:

 

Lo he podido juzgar, pues vivía a su lado y comía en su mesa… (DENIRI I)

 

TTTTTTTTTT

Diario Epoca – Opinião

Corrientes, Argentina – 17.05.2019

TTTTTTTTTT

Francisco Solano López-
Psicopatologia de um Tirano (II)
(Jorge Enrique Deniri)

TTTTTTTTTT

 

La idea delirante y fija de López condujo a la destrucción casi total del Paraguay y de la población masculina de 14 a 60 años.

 

Poco o nada será más relevante a la hora de analizar la personalidad de un tirano, de no confundir ni confundirlo con el pueblo por él sometido, identificar a Hitler con el pueblo alemán, a Stalin con los rusos o a Pol Pot con Camboya.

 

Y tampoco cabe errar en demasía cuando se lo identifica, correctamente, con la catástrofe, con la hecatombe experimentada cuando una de estas personalidades psicopáticas, subyuga una nación y la arrastra al desastre.

 

Hitler con la Shoá, el Holocausto judío, que costó 6 millones de vidas, Stalin con el Holodomor ucraniano, que se llevó otros 10, Pol Pot, con dos millones de muertos. […]

 

Solano López se inicia militarmente muy joven, cuando a los 18 años su padre lo asciende a Brigadier y, en virtud de un acuerdo con los Madariaga, lo envía con una fuerza de unos 10.000 hombres a Corrientes, en respaldo del General José María Paz, que respecto de aquel “ejército” y de su “Brigadier”, en sus Memorias Póstumas escribe lo siguiente:

 

El general Don Francisco Solano López, joven paraguayo de dieciocho años, hijo del presidente de aquella república. Adornarán quizás a este joven general muy bellas cualidades privadas, pero ningunos conocimientos militares y, lo que es más, ideas ninguna de la guerra y del modo de hacerla… la fuerza que mandaba no era otra cosa que una masa informe, sin instrucción, sin arreglo, sin disciplina e ignorando hasta los primeros rudimentos de la guerra. En el mismo grado se hallaba la infantería y la caballería, y es fuera de toda cuestión que dicha fuerza no estaba en estado de batirse, ni poder contarse para cosa alguna ([2]). […]

 

El médico escocés narra como:

 

En junio de 1868 López me había hablado de que una gran conspiración fue descubierta en el país… Un gran número de personas, incluyendo damas paraguayas y extranjeras, llegaban diariamente al Cuartel engrila­das. Muchas de ellas fueron ejecutadas a los pocos días de haber llegado después de haber sido brutal­mente azotadas a unas cien yardas de donde yo vivía.

 

Stewart sostie­ne que nadie sabía nada de tales conspiraciones, lo que reforzaba su convicción de que se trataba de un rasgo delirante de López, que:

 

Dedicaba gran parte de su tiempo dando instrucciones a los que estaban designados a tratar con los así llamados conspiradores. […]

 

Médicamente, encuadran el caso de Solano López en el “Manual de Clasificación de las Enfermedades Mentales” usado en América, análogo al de la Organización Mundial de la Salud, que se emplea en Europa.

 

En ese tren, se valen del Manual, para considerar los trastornos de la personalidad de López según la describe el doctor Stewart, resaltando su comportamiento agresivo y sádico con los animales durante su niñez, y con los seres humanos en su edad adulta, no sólo con enemigos y disidentes, sino con sus familiares cercanos, perpetrando violencia intrafamiliar y fratricidio. Señalan también su desconfianza y suspicacia hacia el comportamiento ajeno, incluso de sus familiares, su desprecio hacia las opiniones y los derechos de los demás, su carencia de empatía con los otros, su carencia de desarrollo moral, la rigidez extrema de sus opiniones, el deficiente control de los impulsos, su carencia de amistades y su acusada vanidad y megalomanía. Los autores, también creen visualizar en la conducta de López rasgos paranoides, esquizoides y antisociales. […]

 

En definitiva, el trabajo que nos sirve de fuente, como reflexión final acota que “la idea delirante y fija de López condujo a la destrucción casi total del Paraguay, con el exterminio de toda su población masculina de entre los 15 y los 60 años, además de muchas mujeres y niños, y el derrumbe económico del país… conviene recordar que López no fue llevado a la guerra, sino que fue el mismo quien la inició”. Yo agregaría que lo hizo contra el consejo expreso de su padre Carlos Antonio, que siempre le recomendó evitar una guerra con el Brasil. […] (DENIRI II)

 

Bibliografia:

 

DENIRI I, Jorge Enrique. Francisco Solano López – Psicopatología de un Tirano (I) – Argentina – Corrientes – Diario Epoca, Opinião, 03.05.2019.

 

DENIRI II, Jorge Enrique. Francisco Solano López – Psicopatología de un Tirano (II) – Argentina – Corrientes – Diario Epoca, Opinião, 17.05.2019.

 

Solicito Publicação

 

(*) Hiram Reis e Silva é Canoeiro, Coronel de Engenharia, Analista de Sistemas, Professor, Palestrante, Historiador, Escritor e Colunista;

 

·    Campeão do II Circuito de Canoagem do Mato Grosso do Sul (1989)

·    Ex-Professor do Colégio Militar de Porto Alegre (CMPA);

·    Ex-Pesquisador do Departamento de Educação e Cultura do Exército (DECEx);

·    Ex-Presidente do Instituto dos Docentes do Magistério Militar – RS (IDMM – RS);

·    Ex-Membro do 4° Grupamento de Engenharia do Comando Militar do Sul (CMS)

·    Presidente da Sociedade de Amigos da Amazônia Brasileira (SAMBRAS);

·    Membro da Academia de História Militar Terrestre do Brasil – RS (AHIMTB – RS);

·    Membro do Instituto de História e Tradições do Rio Grande do Sul (IHTRGS – RS);

·    Membro da Academia de Letras do Estado de Rondônia (ACLER – RO)

·    Membro da Academia Vilhenense de Letras (AVL – RO);

·    Comendador da Academia Maçônica de Letras do Rio Grande do Sul (AMLERS)

·    Colaborador Emérito da Associação dos Diplomados da Escola Superior de Guerra (ADESG).

·    Colaborador Emérito da Liga de Defesa Nacional (LDN).

·    E-mail: [email protected].



[1]   Átrida: Pélops e Hipodâmia tiveram vários filhos; os três mais importantes são Piteu, Atreu e Tiestes. Os dois últimos ficaram famosos pelo intenso ódio que dedicaram um ao outro. A partir de Atreu, cujos descendentes eram chamados de átridas, começa a maldição dos Átridas, uma longa lista de crimes e vinganças familiares sangrentas.

[2]   Brigadeiro-General José María Paz y Haedo (09.09.1791 – 22.10.1854) militar argentino, notável na Guerra da Independência da Argentina e da Guerra Civil argentina.

Francisco Solano López – Parte IV - Gente de Opinião

* O conteúdo opinativo acima é de inteira responsabilidade do colaborador e titular desta coluna. O Portal Gente de Opinião não tem responsabilidade legal pela "OPINIÃO", que é exclusiva do autor.

Mais Sobre Hiram Reis e Silva

Francisco Xavier da Veiga Cabral – Parte II

Francisco Xavier da Veiga Cabral – Parte II

Bagé, 10.07.2020   Diário de Notícias, n° 127 ‒ Belém, PASexta-feira, 07.06.1895 Hecatombe de Brasileirosdo Amapá, em 15 de maio de 1895,Pelos Soldado

Francisco Xavier da Veiga Cabral – Parte I

Francisco Xavier da Veiga Cabral – Parte I

Bagé, 09.07.2020 O “Diário de Notícias” do Pará, nas edições n° 127, 128, 129 e 130 de 07, 08, 09 e 11.06.1895, respectivamente, publicou, na sua pr

As Estrelas e a Ciência Médica

As Estrelas e a Ciência Médica

Bagé, 08.07.2020 O Coronel de Engenharia Higino Veiga Macedo, meu Caro Amigo e Mentor (com letras maiúsculas mesmo), enviou-me outro texto de sua au

O Rei dos Rios – Parte IV - Lenda da Pororoca (Raymundo Moraes)

O Rei dos Rios – Parte IV - Lenda da Pororoca (Raymundo Moraes)

Bagé, 07.07.2020 Diz a lenda que, antigamente, a água do rio era serena e corria de mansinho. As canoas podiam navegar sem perigo. Nessa época, a Mã